• Pablo Galván

La retribución de la confianza.

Casarse implica mantener un compromiso más allá del que entablas con tu pareja. Casarse implica un compromiso con el proceso que has decidido adecuado para ti y con todos los proveedores, decisiones y factores que a través del tiempo irás conociendo.

Evidentemente, no naces sabiendo qué se necesita para tener la boda que imaginas, mucho menos los pasos que debes ir tomando para asegurarte un proceso fluido, amigable y, sobre todas las cosas, disfrutable.


Con Lucy y Pedro, en la producción de LIGHTHOUSE del 10 de septiembre del 2022 en La Casa del Molino en Querétaro, retomo el valor de la confianza que ellos pusieron en mi equipo y yo para la realización de su boda.


Habiendo ido a una producción nuestra el año pasado, nos eligieron al término del 2021, admitiendo, en el caso de Lucy, que estaba en ceros y ninguna idea tenía de dónde comenzar.


Con el proceso que llevamos con ellos, me llevé la agradable sorpresa de saber que Lucy y Pedro tomaron los tiempos al pie de la letra y fluyeron con cada parte de su fórmula. Sin embargo, no siempre el balón estuvo en su cancha.


Inicialmente hice una lectura incorrecta de sus personalidades para plasmar su concepto y ello conllevó al rediseño de su producción para dar en el clavo a lo que realmente los representara.


Invertimos tiempo y recursos que jamás había usado anteriormente con ningún cliente (hoy en día se quedaron como parte del proceso), y lo entendieron. Su paciencia y su confianza de saber que algo impecable y detallista vendría pagó con creces.



LIGHTHOUSE, la producción inspirada en la casa del faro, donde las escaleras en espiral son infinitas, el calor acogedor y la naturaleza fresca, te transportaba a otro mundo. Uno en el que encontrabas la calidez y ligereza de una Lucy y la viveza y presteza de un Pedro, ambos unidos por la gratitud.



Eso justamente es lo que más me maravilla de los conceptos que creamos: tu esencia, tu personalidad, está plasmada en formas que, sumando los trabajos florales, las temperaturas de iluminación, las texturas de los mobiliarios, las formas de las estructuras, los acompañamientos musicales, los sabores involucrados, por decir algunos, convergen en un sólo resultado: una atmósfera que transmite una emoción global, y esa emoción va ligada a las personas que representa.




El proceso, y por ende el resultado, no hubiera sido el mismo si el señor y la señora LIGHTHOUSE se aferraran a ideas preconcebidas sobre lo que se suponía que tenía que ser en torno a una boda. Junto a mi construyeron una producción muy linda, con cada decisión y cada paso tomado, y ello mismo permeó a los proveedores.

Cuando el recurso de la confianza va de por medio, y uno la cuida y procura, los rendimientos se van al cielo en formas que no te hubieras imaginado.


Esta es mi love letter a Lucy y Pedro.



67 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo